Sionismo Cristiano

Posted on septiembre 15, 2010. Filed under: Religion, Sionismo Cristiano | Etiquetas: , , |


El Cristianismo Sionista es una creencia entre algunos cristianos que el regreso de los Judíos a la Tierra Santa, y el establecimiento del Estado de Israel en 1948, está de acuerdo con la profecía bíblica. Se superpone con, pero es distinto de el movimiento del siglo XIX para la Restauración de los Judíos a la Tierra Santa, que atrajo tanto religiosos como partidarios políticamente motivados. El término Cristianismo Sionista se popularizó a mediados del siglo XX. Antes de ese momento el término común era Restauracionismo.

Algunos cristianos sionistas creen que la “cosecha” de Judíos en Israel es un requisito previo para la Segunda Venida de Jesús. Esta creencia es fundamentalmente, aunque no exclusivamente, asociado con el Dispensacionalismo Cristiano. La idea de que los cristianos deben apoyar activamente el retorno judío a la Tierra de Israel, junto con la idea de que los Judíos en paralelo, deben fomentarse para convertirse en cristianos, como un medio para cumplir una profecía bíblica ha sido común en algunos círculos protestantes desde la Reforma.

Muchos cristianos sionistas creen que el pueblo de Israel siguen siendo parte del pueblo elegido de Dios, (véase también la teología de doble alianza), junto con los cristianos gentiles injertados. Esto tiene el efecto añadido de convertir a los cristianos sionistas en partidarios del sionismo judío.

Orígenes históricos e interpretaciones bíblicas

promoción cristiana de la restauración de los judíos surgió a raíz de la traducción de la Biblia a la lengua vernácula, principalmente en Inglaterra, entre los puritanos. Una simple lectura de tales textos bíblicos traducidos, en algunas opiniones proponentes, se interpreta como evidencia de que Dios todavía tiene una relación especial con Israel, en especialmente Romanos 11, que comienza así:

Digo pues: ¿Ha desechado Dios a su pueblo? Dios no lo quiera. Porque también yo soy israelita, del linaje de Abraham, de la tribu de Benjamín.

Continúa con una parábola de un árbol injertado de oliva, el punto de que es que Dios restaurará los Judíos a su tierra ya su favor.

Los fundamentos bíblicos de las doctrinas cristianas sobre la situación teológica de Judíos incluyen textos proféticos y didáctica. Algunos partidarios de la restauración de los Judíos interpretar los textos proféticos como la descripción de inevitables acontecimientos futuros, y estos eventos afectan en primer lugar a Israel (se entiende los descendientes del patriarca bíblico Jacob) o Judá (tomada en el sentido de los adherentes permanecer fieles del judaísmo). Las personas que los toman al pie (literalmente) de ver estas profecías que obliga a la presencia de un estado judío en Tierra Santa, la parte central de la tierra prometida al patriarca bíblico Abraham en su pacto con Dios. Este requisito se interpreta a veces queda cumplida por el estado actual de Israel. Los textos didácticos de las epístolas también incluyen explicaciones de los hechos descritos en la profecía, y para complementar y ampliar su significado.

Entre los principales textos proféticos relevantes son las que se encuentran en la Biblia judía o el Antiguo Testamento en el Libro de Daniel, el libro de Isaías y el libro de Ezequiel, y los que se encuentran en el Nuevo Testamento en el libro de Apocalipsis. Estos libros del Antiguo Testamento describen el Apocalipsis, que significa literalmente “la revelación”, una visión de un acontecimiento escatológico o final de los tiempos. El libro del Apocalipsis, o “Αποκάλυψις Ιωάννου” en el griego original, se entrega a una temprana visión cristiana escatológica que ha sido interpretado de muchas maneras. Es esutio de la Biblia de las doctrinas de las denominaciones protestantes de más largo recorrido advierten que la Revelación es una alegoría. Sin embargo, algunos cristianos (que aparecieron en el siglo XVIII), incluyendo a muchos evangélicos y fundamentalistas, que interpretan el Apocalipsis como una secuencia de “comandos proféticos” que contiene un calendario para el futuro Fin de los Tiempos.

Entre las epístolas pertinentes principales son los libros del Nuevo Testamento de los romanos (especialmente el capítulo 15; que versa asi “si los gentiles han participado de sus beneficios espirituales, entonces ellos están obligados a ministrar a los Judíos en las necesidades materiales.”, Y el capítulo 11, “un endurecimiento en parte, ha llegado a Israel hasta que el número total de los gentiles haya entrado, y así todo Israel será salvo “), y los hebreos en particular, que elabora la historia del judaísmo, sobre los acontecimientos de la Torah y Ketuvim como una “sombra”  de la era cristiana, y describe la relación del pueblo judío con Dios en un contexto continuo.

Textos bíblicos no tomados en cuenta por esta doctrina Cristiano Sionista.

Las escuelas cristianas de la doctrina que consideran otras enseñanzas para contrarrestar estas doctrinas, o que interpretan en términos de distintas teorías escatológicas, son menos propicias para el sionismo cristiano. Entre los muchos textos que abordan este tema en contrarrestar son las palabras de Jesús como por ejemplo, en Mateo, “el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a una nación que haga fruto de ello”, y el escritor de la discusión en el libro a los Hebreos (repetido en 1 Pedro) sobre la iglesia cristiana como el cumplimiento de la función que era cumplida anteriormente por los Judíos fieles y el Templo, y la doctrina de Pablo, en Gálatas que expresa, que “en Cristo no hay ni Judío ni griego”.

Aunque muchos cristianos sionistas creen que la conversión de los Judíos al cristianismo es un complemento necesario de la segunda venida o el fin de los días, la conversión de los Judíos no forma parte de la teología de prominentes cristianos sionistas como John Hagee y no se cree requerida por el defensor de la restauración del siglo XIX William Eugene Blackstone.

Ambas escuelas pro-sionistas y anti-sionista del pensamiento cristiano pueden ser influenciados y motivados por la descripción se encuentra en la Revelación, en el mensaje de la Iglesia de Filadelfia: “He aquí, yo doy de la sinagoga de Satanás, de los que dicen que son Judíos, y no lo son, sino que mienten. He aquí, yo haré que vengan y se postren a tus pies, y sepan que yo os he amado “. Esta descripción es a menudo ofensivo para Judíos Sionistas que de otra manera encuentran algún terreno común con el Cristianismo Sionista en su apoyo a un Estado judío étnico en la Tierra Santa. Sin embargo, constituye una de las ideas fundamentales que subyacen cierto apoyo al sionismo cristiano y juega un papel definitivo en su forma escatológicamente escrita de los acontecimientos futuros.

Historia y los últimos desarrollos teológicos

El cristianismo sionista es un nombre aplicado principalmente por los opositores a las implicaciones políticas de las opiniones expresadas por los defensores de la restauración de los Judíos que pueden suscribirse a uno de los varios sistemas teológicos, incluyendo el dispensacionalismo y la Teología del Pacto.

El apoyo de los cristianos para la restauración de los Judíos fue traída a Norte-América por los puritanos que huyeron de Inglaterra. En la época colonial, Increase Mather y John Cotton, entre otros, favorecieron la restauración de los Judíos, pero no fue hasta principios del siglo XIX que la idea reunió impulso. Ezra Stiles en Yale fue un destacado partidario de la restauración de los Judíos. En 1808, Asa McFarland, un presbiteriano, expresó la opinión de muchos que la caída del Imperio Otomano era inminente y traería consigo la restauración de los Judíos. One David Austin de New Haven gasto su fortuna construyendo muelles y posadas de la cuales segun el, los Judíos de embarcarían a Tierra Santa. En 1825 Mordecai Manuel Noah, un Judío que quería fundar un hogar nacional para los Judíos en Grand Island en Nueva York como una estación de paso en el camino hacia la tierra santa, obtuvo el respaldo generalizado de cristianos para su proyecto. Del mismo modo, la teología restauracionista fue la inspiración para la primera actividad misionera estadounidense en el Oriente Medio.

A medida que la caida del Imperio Otomano parecía acercarse, la defensa del Restauracionismo aumentado. Al mismo tiempo, la visita de John Nelson Darby, el fundador del dispensacionalismo, a los Estados Unidos, catalizo’ un movimiento dispensacionalista y un renacimiento evangélico. Esto se expresó en la Conferencia Biblica de Niagara en 1878, que emitió una proclamación de 14 puntos, incluido el texto siguiente:

… Que el Señor Jesús vendrá en persona a introducir la era milenaria, cuando Israel será restablecido a su propia tierra, y la tierra será llena del conocimiento del Señor, y que este advenimiento personal y premilenial es la bendita esperanza puesta delante de nosotros en el Evangelio que debemos estar constantemente buscando. “Lucas 12:35-40; 17:26-30, Hechos 15:14-17 18:08, 2 Tes. 2:3-8, 2 Tim . 3:1-5; Tito 1:11-15).

La teología dispensacionalista de John Nelson Darby, que motivo’ una corriente del sionismo cristiano estadounidense a menudo se afirma que es la fundación del sionismo cristiano estadounidense. La primera vez que se distingue las esperanzas de los Judíos y la de la iglesia y gentiles en su serie sin precedentes de 11 conferencias vespertinas en Ginebra en 1840. Sus conferencias fueron publicadas inmediatamente en francés (L’Attente Actuelle de l’Eglise), Inglés (1841), Alemán y Holandés (1847) y así sus enseñanzas comenzaron su viaje por el mundo. Si bien no hay duda de que tuvo una gran influencia a través de la Biblia de Scofield, el apoyo de la restauración cristiana de los Judíos precedió a la publicación de la Biblia de Referencia de Scofield (el primero publicado por Oxford University Press, 1917) durante casi un siglo, y muchos cristianos sionistas prominentes y organizaciones cristianas sionistas como la Embajada Cristiana Internacional de Jerusalén no se suscribieron al dispensacionalismo.

El magnate William Blackstone Eugene se inspiró en la conferencia para publicar el libro Jesús viene, que tomo suya la causa restauracionista, y también absolvió a los Judíos de la necesidad de convertir al cristianismo ya sea antes o después del regreso del Mesías. Su libro fue traducido y publicado en yiddish (idioma oriental del judeoalemán, hablado por las comunidades judías del centro de Europa). En 1891 el presidente Benjamin Harrison presionó para la restauración de los Judíos, en una petición firmada por más de 400 estadounidenses prominentes, que se conoció como el “Memorando Blackstone”.

En los Estados Unidos, el sionismo cristiano dispensacionalista fue popularizado por el evangelista Cyrus Scofield (1843-1921), quien promovió la doctrina de que Jesús no podria volver a reinar en la Tierra hasta determinadas circunstancias. Provisionalmente, antes de los eventos de los últimos días, el sistema de Scofield pensaba que la iglesia cristiana era sobre todo para la salvación de los gentiles, y que de acuerdo al plan de Dios al pueblo judío estaba bajo una dispensación diferente de la gracia de Dios, que ha sido un engranaje por así decirlo, hasta los últimos días (el nombre común de este entendimiento es el dispensacionalismo), hasta que la Iglesia cristiana sea removida de la tierra por un milagro (llamado el Arrebato).

En un escrito de Scofield de la década de 1900 dice que, en esos últimos días, la Biblia predice el regreso de los Judíos a la Tierra Santa y en particular a Jerusalén. Scofield más adelantado predijo que los lugares sagrados islámicos serían destruidos, y el Templo de Jerusalén seria reconstruido – señalando el final de la Era de la Iglesia cuando el Anticristo se levantara, y todos los que busquen mantener la alianza con Dios reconocerán a Jesús como su Mesías, en desafío del Anticristo (esta creencia de que los Judíos reconocerán a Jesús como el Mesias en el día postrero no es predicado a los mismos Judíos, ya que para ellos es inaceptable).

Charles Taze Russell fue otro de los primeros defensores del sionismo cristiano – pero con un programa profético totalmente diferente a la ortodoxia trinitaria dispensacionalistas.

Punto de vista Británico

Las ideas que favoreciendo la restauración de los Judíos en la Palestina o Tierra de Israel entró en el discurso público británico en la década de 1830, aunque los reformacionistas británicos habían escrito acerca de la restauración de los Judíos ya en el siglo XVI, y la idea tuvo un fuerte apoyo entre los puritanos. No todas esas actitudes fueron favorables hacia los Judíos, ya que esta corriente teologica se formo en parte por una variedad de creencias protestantes, o por una racha de filo-semitismo entre la elite Britanica clasicamente educada, o en esperanzas de extender el Imperio.

A instancias de Lord Shaftesbury, Gran Bretaña estableció un consulado en Jerusalén en 1838, la primera asignación diplomática a Palestina. En 1839, la Iglesia de Escocia envió a Andrew Bonar, Robert Murray M’Cheyne, Alexander Black y Alexander Keith, en una misión para informar sobre la condición de los Judíos en su tierra. Su informe fue publicado ampliamente y fue seguido por un “Memorando para los Reyes protestantes de Europa para la restauración de los Judíos en Palestina.” En agosto de 1840, The Times informó que el gobierno británico estaba considerando la restauración Judía. Una importante, aunque a menudo descuidada, figura en el apoyo británico de la restauración de los Judíos fue William Hechler (1845-1931), un clérigo Inglés de descendencia Alemana, que fue capellán de la embajada británica en Viena y se convirtió en un amigo cercano de Theodor Herzl (padre del Sionismo político). Hechler fue instrumental en ayudar a Herzl a través de sus actividades diplomáticas, y puede, en ese sentido ser llamado el fundador del Cristianismo Sionista Moderno.

En Defenza del Cristianismo Sionista (vease el parecido de esta obra con la de Hagee, En Defenza de Israel), David Pawson, un cristiano sionista prominente en el Reino Unido, invoco’ el hecho de que los Judíos retornen a la Tierra Santa como un cumplimiento de la profecía bíblica, y que los cristianos deben apoyar la existencia del Estado judío ( aunque no incondicionalmente sus acciones) por razones teológicas. También argumenta que las profecías que hablan acerca de Israel se refieren específicamente a Israel (no a la iglesia, como en la “teología de reemplazo”). Sin embargo, critico’ el Dispensacionalismo, que según el era un gran movimiento Americano que sostenía puntos de vista similares. Pawson fue impulsado a escribir este libro por el trabajo de Stephen Sizer, un cristiano evangélico que rechazo’ el cristianismo sionista.

Recientes análisis político y de desarrollo

Con el asentamiento judío de Palestina a partir de entonces, y el establecimiento de un estado judío moderno el 14 de mayo de 1948, el dispensacionalismo (ya popular entre los fundamentalistas cristianos de América) se beneficio’ de un aumento inmediato de credibilidad. Al parecer de muchos, la profecía bíblica estaba explicada por los titulares de los periódicos, lo que desató un intenso interés en los acontecimientos en el Oriente Medio, que ha continuado sin cesar. El Cristianismo Sionista Moderno es una consecuencia política potente de este interés religioso en el estado moderno de Israel, como los acontecimientos contemporáneos son interpretados a la luz de su relación con la profecía bíblica.

El papel de algunos cristianos en el apoyo a la creación de Israel después de la Segunda Guerra Mundial es bien conocida, y es considerado por algunos críticos, en parte, a una especie de cumplimientos voluntariosos de la profecía. Teniendo en cuenta esto, algunos se alarman al imaginar sobre que mas las cristianos sionistas están haciendo para lograr la conversión de los Judíos y acelerar el fin del mundo. A modo de ejemplo, Hal Lindsey, uno de los promotores americanos más populares del dispensacionalismo, ha escrito en The Late Great Planet Earth (El Ultimo Gran Planeta Tierra) sobre el Libro de Ezequiel (39:6-8) que los Judíos después de luchar contra los una invasión “rusa”, los Judíos veran esto como un milagro y se convertir al cristianismo. Sus vidas se salvarán por el gran incendio que Dios traera sobre Rusia y “el pueblo de las costas “. Y por el libro de Zacarías (13:8,9), en el cual según un tercio de los Judíos vivos que se hayan convertido se salvarán.

En la política estadounidense, el cristianismo sionista es importante porque moviliza a un importante grupo  de gentes del partido Republicano: evangélicos fundamentalistas y protestantes radicales que apoyan a Israel. El Partido Demócrata, que cuenta con el apoyo de la mayoría de Judíos de América, esta también en general a favor de Israel, pero con menos fundamentos teológicos y mas secular.

Sociológicamente, el cristiano sionista puede ser visto como un producto de las circunstancias peculiares de los Estados Unidos, en el que la comunidad más grande del mundo de Judíos convive con la mayor comunidad del mundo de los cristianos evangélicos. Históricamente ha existido una relación un tanto antagónica entre estas dos comunidades, en gran parte basado en la tendencia de la política social liberal / progresista de la comunidad judía en contraste con los tendencias de las comunidades protestantes de América que son más “robustamente individualistas”, más que cualquier disputa teológica. Su reverencia mutua en materia de textos de la Biblia Hebrea los ha reunido sin embargo, así como su terreno común contra la izquierda en general en favor de los palestinos y / o facciones anti-israelí en la política estadounidense.

La movilización de los evangélicos ha tendido a reforzar las políticas de los llamados neo-conservadores de los Republicanos, porque los cristianos sionistas tienden a favorecer una política exterior de línea dura y tienen menos simpatía por las reivindicaciones palestinas que los de los Demócratas.

Ejemplos de líderes cristianos que combina conservadurismo político con el cristianismo sionista son Jerry Falwell y Pat Robertson, que fueron principales figuras de la derecha cristiana en los años 1980 y 1990. Falwell dijo en 1981: “Estar en contra Israel es estar contra Dios. Creemos que la historia y las Escrituras demuestran que Dios trata con las naciones en relación a cómo se enfrentan a Israel.” Citan parte del libro del Génesis (27:29) Todos aquellos que os maldicen [Israel] será maldito, y los que te bendiga será bendecido.

El gobierno de Israel ha dado apoyo oficial para el cristianismo sionista, lo que permitió la creación en 1980 de la Embajada Cristiana Internacional de Jerusalén. La función principal de la embajada era para obtener apoyo cristiano en todo el mundo para el estado de Israel. La embajada ha recaudado fondos para ayudar a financiar la inmigración judía a Israel desde la caida de la ex Unión Soviética, y ha asistido a grupos sionistas en el establecimiento de asentamientos judíos en Cisjordania.

El Tercer Congreso Cristiano Sionista Internacional, celebrado en Jerusalén en febrero de 1996, emitió una proclama que decía:

Dios Padre, Todopoderoso, escogió la antigua nación y el pueblo de Israel, los descendientes de Abraham, Isaac y Jacob, para revelar su plan de redención para el mundo. Siguen siendo elegidos de Dios, y sin la nación judía Sus propósitos redentores para el mundo no serian completadas.

Jesús de Nazaret es el Mesías y se ha comprometido a regresar a Jerusalén, a Israel y al mundo.

Es reprobable que las generaciones de los pueblos judíos hayan sido asesinados y perseguidos en el nombre de nuestro Señor, y desafiamos a la Iglesia a arrepentirse de cualquier pecado de comisión u omisión en contra de ellos.

La moderna reunion del pueblo judío en la Tierra de Israel y el renacimiento de la nación de Israel se encuentran en cumplimiento de las profecías bíblicas, como está escrito tanto en el Antiguo y Nuevo Testamento.

los creyentes cristianos son instruidos por la Escritura a reconocer las raíces hebraicas de su fe y colaborar activamente y participar en el plan de Dios para la unificacion del pueblo judío y la restauración de la nación de Israel en nuestros días.

El interés popular en el cristianismo sionista se dio gracias a un impulso alrededor del año 2000 en forma de la serie de la novela Dejados Atrás de Tim LaHaye y Jerry B. Jenkins. Las novelas se basan en el papel profético de Israel en los Últimos Tiempos apocalípticos.

La desaprobación por parte de otras iglesias.

La Declaración de Jerusalén sobre el cristianismo sionista.

El Patriarcado Latino de Jerusalén, el Patriarcado Sirio Ortodoxo de Jerusalén, la Iglesia Episcopal en Jerusalén y el Medio Oriente y la Iglesia Evangélica Luterana en Jordania y Tierra Santa, recientemente se unieron para proclamar y publicar la Declaración Jerusalén sobre el cristianismo sionista (22 de agosto, 2006). Esta Declaración rechaza el cristianismo sionista que sustituye las enseñanzas de Jesucristo por un programa político-militar.

Iglesia evangélicas y protestantes en los Estados Unidos

La Asamblea General del Consejo Nacional de Iglesias en noviembre de 2007 aprobó una resolución para el estudio adicional que indica que la postura “teológica del cristianismo sionista afecta negativamente a:

* La justicia y la paz en el Oriente Medio, lo que retrasa el día en que tanto Israelíes y Palestinos puedan vivir dentro de fronteras seguras

* Las relaciones con los cristianos de Oriente Medio (referencia antes de la Declaración de Jerusalén sobre el cristianismo sionista)

* Las relaciones con los Judios, ya que los Judíos son vistos como simples peones (o piezas de ajedrez) en un esquema escatológico

* Las relaciones con los musulmanes, ya que ignora los derechos de los musulmanes.

* El diálogo entre religiones, ya que ve el mundo en términos crudamente dicotómicos (de dos maneras) “.

La Iglesia Reformada en América, en su Sínodo General de 2004 encontró “la ideología del cristianismo sionista y la forma extrema del dispensacionalismo que subyace a una distorsión del mensaje bíblico señalando el impedimento que representa para el logro de una paz justa en Israel / Palestina.” La Iglesia Menonita publicó un artículo que hacía referencia a lo que se llama la incautación ilegal de tierras adicionales de los palestinos por parte de militantes de Israel, señala que en algunas iglesias bajo la influencia del cristianismo sionista “la congregación ‘adopta’ asentamientos israelíes ilegales, enviándoles fondos (dinero) para reforzar la defensa de estas colonias armados”. En septiembre de 2007, entre las iglesias Norte-Americanas que figuran en la lista que han criticado el cristianismo sionista estan: la Iglesia Metodista Unida, la Iglesia Presbiteriana (EE.UU.), y la Iglesia Unida de Cristo.

Notables proponentes de esta pseu-tendencia cristiana.


  • Arthur Balfour
  • John Nelson Darby
  • Tom DeLay
  • Jerry Falwell
  • John Hagee
  • Alan Keyes
  • Pat Robertson
  • David Pawson
  • Orde Wingate
  • Sandor Nemeth
  • William Eugene Blackstone
  • Reverend William H. Hechler
  • Anthony Ashley Cooper, the Seventh Earl of Shaftesbury.

Articulo Menonita sobre este tema.

Articulo del Concilio Nacional de Iglesias USA (En Ingles), sobre este tema. Documento PDF en español.

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: