Miedo en el corazon de los Palestinos, tras ordenes de demolicion en la Zona C

Posted on enero 25, 2010. Filed under: Israel y la batalla por la liberacion de Palestina | Etiquetas: |


Al final se redujo a una carta de una sola página, escrita en hebreo y árabe y entregadas en mano por un oficial del ejército israelí, que llamó a la puerta de entrada.  La carta decia de la destrucción inminente de la casa blanqueada  de dos plantas y pequeños árboles de jardín que Bassam Suleiman había hecho, después de muchos anios de ahorrar para la construcción con su familia hace una década.

Fue una orden de demolición final, con las instrucciones para evacuar la casa dentro de tres días.

Si Suleiman tenia alguna duda sobre las intenciones de los militares de Israel sólo tenía que mirar afuera de su puerta trasera, donde grandes pilas de escombros de hormigón y la marca de los restos de las siete casas de sus vecinos que habían sido demolidas en la misma forma el año pasado.

“¿Cómo te sientes cuando has pasado 20 años de terminar su proyecto de vida?” dijo Suleiman, de 38 años, un maestro. Empezó a mover los muebles después de la carta, de la Administración Civil de Judea y Samaria, el departamento del ministerio de Defensa responsable de la ocupada Cisjordania, llegó el 31 de enero. Ahora hay sólo un par de sillas de plástico en su sala y en el pasillo, las alfombras están enrolladas y listas para ser movidos. La ropa está apilada en el suelo y los estantes están vacíos, salvo por una pila de documentos gráficos de la historia de la inminente demolición. Su hermano, Husam, ya ha abandonado la planta baja, pero la nueva lavadora y frigorífico están aún envuelto en plástico.  Suleiman, su esposa y sus dos hijos solo esperar a las excavadoras.

“Todo lo que hice en mi vida fue para lo que está ahora dentro de esta casa y ahora va a ser destruido”, dijo Suleiman. “Es muy difícil para mí encontrar otro lugar para vivir”.

Las autoridades israelíes sostienen que la casa de Suleiman fue construido en una parte de Cisjordania, conocida como la zona C, la designación de la época de los Acuerdos de Oslo, lo que significa el control administrativo y militar de Israel ha completado. Para poder construir, un palestino, deben solicitar un permiso de las autoridades israelíes. Si no hay ninguna autorización – como en el caso de Suleiman – el edificio tiene que ser demolido.

JPG - 42,6 KB
Palestinos observan como una excavadora israelí destruye una casa palestina en una aldea en la Ribera Occidental.

Ilegal

Zona C cubre el 60% de la Ribera Occidental, donde viven alrededor de 70.000 palestinos.  También es la zona en la que la mayoría de los asentamientos judíos, todos ilegales bajo la ley internacional, se construyen. Evidencia estadística muestra que mientras que es muy difícil para los palestinos obtener permisos de construcción, los asentamientos judíos siguen creciendo rápidamente.

Investigación por el grupo israelí Paz Ahora, encontró que el 94% de las solicitudes de permisos de edificación para la zona palestina C se negó, entre 2000 y septiembre de 2007. Sólo 91 se han concedido a los palestinos, pero 18.472 viviendas fueron construidas en los asentamientos judíos. Como resultado de las órdenes de demolición 1,663 edificios palestinos fueron demolidas, contra sólo 199 en los asentamientos. “La negación de permisos para los palestinos en tan gran escala que hace temer que hay una política específica de las autoridades para fomentar una” transferencia silenciosa “de la población palestina de la zona C, dijo Paz Ahora.

Este año ha habido un marcado aumento en las demoliciones. Hubo 138 demoliciones entre enero y marzo, la mayoría en la zona C, en comparación con 29 en los últimos tres meses de 2007, según la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios. Este año, 400 palestinos han sido desplazados como resultado. En un momento de un renovado proceso de paz para crear un Estado palestino independiente, la realidad en la Ribera Occidental es que los asentamientos judíos están creciendo y las demoliciones de hogares palestinos están en aumento.

Los problemas de la aldea de Far’un, al sur de Tulkarm, se complican por la gran barrera de Cisjordania, que aquí corre lejos de la línea de alto el fuego de 1949 que divide a Israel y los territorios palestinos. La larga, cerca divisoria de acero, que pasa sólo una docena de metros de la casa de Suleiman, corta el pueblo de un pedazo de su tierra agrícola y las reservas de agua subterráneas y ahora se ha convertido esta area en una peligrosa zona de exclusión: en diciembre de 2006, una niña palestina de 14-años de edad, que estaba jugando junto a la cerca fue muerta a tiros por un soldado israelí.

Las casas de Solimán y la de su vecino Emad Hassahsi, que también ha recibido una orden de demolición, fueron construidas antes que la barrera llegase, en una zona que se les dijo – y que tienen documentos que aparecen en apoyo de su reclamación – era la zona B, en que los palestinos tenían el control administrativo y por lo tanto en algún lugar que pensaron que con seguridad podrían construir. Sólo más tarde, el ejército israelí anuncio que se trataba en realidad de la zona C. Hay disputas similares acerca de la delimitación exacta de las distintas áreas en otras partes de Cisjordania.

Los procedimientos que se llevan a cabo antes de la materialización de una orden de demolición incluyen: “la emisión de una orden de suspensión de la construcción que se otorgan, generalmente en las primeras etapas de la construcción de las fundaciones, numerosas deliberaciones en la planificación de alto y el comité de zonificación y por supuesto una puerta abierta a la Corte Suprema de Justicia”. Estos procedimientos son válidos tanto para los palestinos e israelíes por igual. Se dijo que los edificios fueron demolidos en Far’un porque “fueron construidos ilegalmente sin el permiso requerido”.

Uno de los efectos de las restricciones de planificación rigurosa para limitar el crecimiento de las aldeas palestinas.””Si nos fijamos en la forma en que los israelíes están esforzando la planificación y aplicación de los reglamentos de construcción se ve que se están aplicando en forma unilateral”, dijo Avi Berg, director de investigación de los principales derechos humanos israelí B’Tselem, que ha trabajado en el caso Far’un.

El crecimiento de los asentamientos continúan rápidamente a pesar de que las conversaciones de paz actuales que se basan en la el Mapa de Caminos de USA., en la cual Israel tiene la obligación de congelar los asentamientos. En otro informe, Paz Ahora dijo que desde que comenzaron las conversaciones de Annapolis en noviembre pasado, Israel a seguido construyendo 500 viviendas en asentamientos de Cisjordania y ha emitido las ofertas para 750 viviendas en asentamientos de Jerusalén Este. Informes sugieren que otras 1.400 viviendas se construirán en dos asentamientos en Jerusalén oriental y en la Ribera Occidental.

El gobierno de Israeli defiende la construcción de continuos asentamientos en particular en los grandes asentamientos que llama “centros de población”, diciendo que no construir nuevos asentamientos o expropiar más tierras. “En los centros de población y en Jerusalén, la realidad sobre el terreno no será el mismo en el futuro como lo es hoy”, dijo el primer ministro israelí Ehud Olmert,  el mes pasado.  ” habrá más edificios adicionales como parte de la realidad de la vida y esto es algo que se explica …”

No todos los casos de demolición incluyen hogares. En enero, las fuerzas israelíes arrancaron 3.200 árboles, destruyeron depósitos de agua y terrazas de piedra en los campos cerca de Beit Ula, cerca de Hebrón, en el sur de Cisjordania. De nuevo, esto fue en la zona C. La administración civil dijo que la demolición era una “actividad de ejecución” llevada a cabo después de las advertencias legales.

Pero en este caso el objetivo fue un proyecto de € 64,000 (£ 51,000) de la Comisión Europea, que comenzó hace dos años para proporcionar un medio de vida para los aldeanos, algunos de los cuales también pusieron su propio dinero en la plantación.

“Fue una tragedia para nosotros”, dijo Sami al-Adam, de 46 años, un agricultor que había puesto en 45.000 shekels. “Ellos me están arrancando de mis raíces. Ellos quieren destruir a los agricultores palestinos psicológica y económicamente.”

Articulo original en ingles de Palestine Monitor

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: